En Medina, es de sobra conocido que cerca de 80 solicitudes no han alcanzado plaza en nuestra guardería municipal.

Podemos creernos que la concejalia de Educación y Cultura está realizando esfuerzos para que la Junta conceda la ampliación de la guardería. Pero lo que es inconcebible es que conociendo el padrón municipal desde finales del pasado año no se hayan previsto las necesidades para el curso 2008- 2009.

Desde el grupo municipal de IU- LV pensamos que siempre se puede hacer algo más, y con mayor motivo cuando estamos hablando de un servicio publico para la infancia.
La situación que comentamos ya no tiene solución, pero pedimos a la concejalía de Educación y Cultura que haga lo posible y lo imposible para que la Junta autorice la ampliación para el siguiente curso.

Además de preocuparnos el numero de solicitudes que se han quedado sin plaza, nos preocupan de manera especial los criterios de valoración que actualmente están en vigor.

Parece ser que la primera razón para tener acceso a una plaza en la guardería es que los padres estén trabajando o realizando cursos de formación para facilitar la conciliación laboral y familiar.
Lo curioso es que este criterio de ocupación de los padres no aparece recogido en las bases de valoración, solamente en el texto "Normas de admisión", como única referencia en todo el documento.

En las dos comisiones de valoración, desde este grupo, hemos pedido que se modificaran las condiciones de valoración. Las actuales nos llevan a ejemplos absurdos, por ejemplo que no pueda asistir a esta guardería un niño con discapacidad mental o que una madre soltera sin trabajo no tenga la posibilidad de buscarlo porque no tiene sitio para dejar a su hijo en un posible horario laboral.

Esta guardería es un servicio municipal, un servicio que tendría que estar atendiendo la dificultades de los ciudadanos, y creemos que con la actual baremación, no se cumplen estos requisitos de servicio público.

La conciliación familiar y laboral debería ser una de las cuestiones que se valoraran, pero las condiciones familiares, sociales y económicas tendrían que tener la misma importancia, más en los momentos de crisis en los que nos encontramos y los que parece que se avecinan.

También queremos hacer saber a los ciudadanos otro tema importante, en este servicio el usuario paga prácticamente lo mismo que en cualquiera de las guarderías privadas de nuestra localidad.
No conseguimos entender que un servicio publico de primera necesidad no tenga en cuenta en los precios públicos las distintas situaciones económicas de las familias que acuden a la guardería.

Es indispensable que unido a la necesidad de cambiar la baremación, absolutamente necesaria para conseguir que la guardería sea un servicio publico de calidad para los vecinos de Medina, también se entre a elaborar becas y rebajas en los precios públicos para que todas las familias de Medina tengan posibilidad de acceso.